Please assign a menu to the primary menu location under menu

Blog Vivanco: #CulturaDeVino
En el blog de Vivanco, entendemos el vino como una forma de vida, desde una perspectiva innovadora y llena de energía, ofreciéndote una experiencia única en torno a la Cultura del Vino.
de Vino

¿Cómo elegir un vino en un restaurante?

copa-vino-restaurante

¿Sabemos elegir qué vino tomar en una comida de negocios, o cenando con nuestra pareja o con un grupo de amigos? Si la respuesta es que no, puede que seamos del tipo de personas que sienten vértigo cuando el camarero les entrega una extensa carta de vinos en el restaurante. Que no cunda el pánico, a continuación veremos una serie de consejos para no fallar nunca en nuestra elección. Y, por otra parte, desmitificaremos ese ritual de elegir el vino en los restaurantes, un proceso mucho más sencillo de lo que pensamos.

A pesar de la aparente complejidad y pomposidad con la que a veces se presentan algunas prácticas relacionadas con el vino, lo cierto es que el del vino es un mundo sencillo. No en vano, se trata de una de las bebidas elaboradas más antiguas y su consumo ha estado ligado a nuestra historia desde siempre. Por eso, lo mejor es actuar con naturalidad y disfrutar del vino sin complejos. Y esto es aplicable también a la hora de elegir el vino en un restaurante, algo, como vamos a ver, nada complicado.

 

Escuchar al sumiller

Muchos restaurantes cuentan con la figura del sumiller. Se trata de una persona especializada en el servicio del vino. Si este es el caso, siempre es interesante escuchar su consejo, ya que esta persona conocerá perfectamente la oferta de vinos del restaurante y cuál es la mejor opción para acompañar a cada plato de la carta. Además, siempre podemos guiarle facilitando información sobre nuestros gustos o sobre el precio aproximado que barajamos para nuestro vino.

sumiller

Autor: Intercontinental Hong Kong

Recibimos la carta de vinos

Una vez que recibimos la carta de vinos, la idea es que vayamos haciendo una horquilla cada vez más pequeña con los vinos que están a nuestra disposición. Para ello, atenderemos principalmente a estas cuestiones:

¿En qué rango de precios nos movemos?

El precio de cada vino es uno de los factores más intuitivos a la hora de reducir nuestra horquilla de opciones. Lo normal suele ser que nos movamos en cifras equilibradas respecto al precio de los platos

¿Qué vamos a comer?

Esta debe ser siempre la clave a la hora de elegir un vino que acompañe nuestra comida o nuestra cena. Hablamos del concepto del maridaje. Debemos ser abiertos de miras e intentar no caer en la manida fórmula que dice que las carnes van con vinos tintos y el pescado con blancos. El mundo del maridaje puede dar de sí tanto como nosotros queramos estirarlo a través de la experimentación. Ahora bien, existen algunas normas básicas que pueden servirnos como guía. Por ejemplo, nunca deberíamos servir vinos de mayor cuerpo antes que otros más ligeros, es decir, el orden lógico debería ser: vinos espumosos, blancos, rosados, tintos jóvenes, tintos crianzas, etc. Por otra parte, tenemos que intentar equilibrar los pesos de los vinos con los de los platos que compondrán nuestro menú. Y también deberemos elegir entre un maridaje de asociación entre las características de los vinos y los platos, o por el contrario, de contraste. Si quieres conocer un poco más a fondo el concepto del maridaje del vino, puedes hacerlo aquí.

maridaje-vino

¿Cuántas botellas vamos a pedir?

Si somos varios comensales sentados a la mesa y prevemos que vamos a tomar varias botellas de vino, podemos jugar con ello y buscar un tipo de vino diferente para maridar con cada uno de los platos que vamos a consumir. Si por el contrario solo vamos a pedir una botella, la elección vendrá definida por el plato principal de nuestro menú.
En algunos restaurantes, es posible pedir el vino por copas si no queremos una botella entera. En este caso, también podemos disfrutar de varios vinos diferentes que combinen con cada uno de nuestros platos.

 

Elegimos el vino

Una vez que hemos elegido nuestro vino, el sumiller o un camarero nos traerá una botella. Es entonces cuando comienza un protocolo que puede parecer complicado, pero no lo es en absoluto. En realidad, solo debemos comprobar una serie de puntos para asegurarnos de que el vino se encuentra en buen estado. Ni más ni menos.

La botella

En primer lugar, el sumiller nos presentará la botella. Debemos comprobar la etiqueta para confirmar que se trata del vino que hemos pedido y que la añada es la misma que aparece en la carta. En el caso de que se trate de vinos jóvenes, comprobemos que la añada es la actual. En función de la época del año en la que estemos, esta deberá ser la del mismo año o, a lo sumo, del año anterior. Así evitaremos que el vino haya estado almacenado un tiempo excesivo en botella, perdiendo parte de sus matices. Si damos nuestro visto bueno, el sumiller o el camarero abrirá la botella delante de los comensales.

restaurante-vino

 

El corcho

En algunos restaurantes, el sumiller suele presentar el corcho al comensal que elige el vino. Esto se hace para que comprobemos dos cosas: por un lado, debemos ver que no haya filtraciones en el corcho, es decir, que la parte de arriba del corcho no presenta manchas de vino. De lo contrario, podría darse el caso de que el corcho no hubiese preservado adecuadamente el contenido de la botella de la atmósfera exterior y habría bastantes posibilidades de que el vino no estuviese en buen estado. Por otro lado, hay que oler el tapón. Si el tapón huele a vino, no hay ningún problema. Pero si el tapón huele a corcho, es muy posible que el vino esté afectado por el tricloroanisol o TCA. Se trata de un compuesto producido por un hongo que puede estar presente en los tapones de corcho y, si bien no es nocivo, lo cierto es que puede arruinar los aromas propios del vino. Este compuesto podría afectar a entre un 0,1% y un 10% de las botellas que se producen, según datos del European Food Research and Technology, por lo que no sería raro que nos encontrásemos con él alguna vez en un restaurante. Si se da el caso, bastará con que se lo comuniquemos al sumiller para que lo corrobore y nos traiga una nueva botella. No obstante, lo habitual es que no haya problema con el corcho.

Comprobar el aroma

Si no ha habido ningún problema en los pasos anteriores, nos servirán una pequeña cantidad de vino. En este momento debemos oler el vino para comprobar que los aromas son adecuados y no ha habido una mala evolución del vino, algo más común cuando nos encontramos ante vinos más envejecidos. También aprovecharemos nuevamente para descartar la presencia de TCA.

Probar el vino

Tras comprobar que el aroma del vino no presenta anomalías, probamos el vino. Es importante que confirmemos que el vino está a una temperatura adecuada. Si esta es demasiado elevada, podemos pedir que enfríen un poco la botella en una cubitera con hielo. También debemos descartar defectos que podamos percibir a través del gusto y que pudieran indicarnos un mal estado del vino. En el caso de que no haya ningún problema ni de temperatura ni de sabor, el camarero o el sumiller procederá a servir el vino al resto de comensales.

Para conocer qué temperatura es la adecuada para cada tipo de vino, esta infografía te resultará muy útil:

temperatura-vino-rioja

Como hemos visto, elegir un vino en un restaurante no es una tarea nada complicada. Basta con prestar atención a unas normas básicas de maridaje y seguir una serie de pasos para comprobar la calidad del vino. Y una vez hecho esto, llega el momento de lo realmente importante, disfrutar de nuestra compañía y del vino.

 

Vivanco
Bodega, Fundación, Experiencias. Compartiendo Cultura de Vino

2 comentarios

  1. Buenos consejos. Estamos de acuerdo en todo lo que mencionáis, especialmente en lo que respecta al sumiller. Él mejor que nadie conoce los vinos que tiene en su propio restaurante.

Comentarios

Ven y conócenos
Carretera Nacional 232, 26330. Briones - La Rioja. España

Bodega: +34 941 322 013 / bodega@vivancoculturadevino.es

Fundación: +34 941 322 330 / fundacion@vivancoculturadevino.es

Experiencias: +34 941 322 323 / experiencias@vivancoculturadevino.es
Suscríbete a nuestra Newsletter
Siguenos en redes

Queremos compartir contigo la Cultura del Vino.

Recibirás nuestra newsletter mensual, en la que te informaremos de ofertas exclusivas, consejos relacionados con el vino y noticias sobre Cultura de Vino.

ENVIAR

Queremos compartir contigo la Cultura del Vino.

Recibirás nuestra newsletter mensual, en la que te informaremos de ofertas exclusivas, consejos relacionados con el vino y noticias sobre Cultura de Vino.

ENVIAR